c/ Santa Coloma 24, 08030 Barcelona

Usuario, emails y las malditas contraseñas

copias de seguridad

En el trabajo diario con usuarios, cada vez más, observo una alta confusión con los nombres de usuario o cuentas de emails, y sus contraseñas empleados en los servicios web. Intentaré en esta entrada explicar cómo se usan y que implicaciones tienen.

En muchas páginas web, cada vez más, nos piden que creemos una cuenta. No solo los grandes distribuidores de servicios como GMail o Microsoft, sino también en casi cualquier página en la que efectuemos una compra de producto o servicio. En algunas tan solo para visitar un foro de consultas ya necesitas tener usuario registrado.

En la mayoría nos pedirán como primer registro poner una dirección de email, en muchos casos deberemos verificarla confirmando en nuestro email que hemos recibido un correo y pulsar en el enlace correspondiente para activar la cuenta creada.

En algunos casos, en el proceso de alta o posteriormente, podemos poner un nombre de usuario con nuestro apellido o “nombre de guerra”, en este caso queda claro, aunque el problema es recordar que nombre de usuario empleamos y la contraseña. Aquí que cada uno las anote donde y como crea conveniente y seguro.

Pero en la mayoría de páginas web el nombre de usuarios será la dirección de correo. Aquí es donde se producen muchos casos de confusión. La dirección de correo la usamos como nombre de usuario y para recibir notificaciones de esa web. La contraseña será solo para ese sitio y a ser posible diferente de la que tenemos en el correo. Pero no cambia ni afecta a la dirección de correo ni a su propia contraseña.

Veamos algunos casos muy habituales:

Usar la cuenta de GMail en otros servicios:

Casi todos, por no decir todos, tenemos una cuenta en GMail. Esa cuenta la podemos emplear en todos los servicios de Google. En el GMAil, Google Drive, Google Play, Youtube y muchos más. Emplearemos la ID de Google , es decir nuestra dirección email y su contraseña para todos los servicios de Google.

Pero podemos usar esa dirección de email para darnos de alta en otros proveedores, vamos a poner por ejemplo Microsoft. Al querer usar OneDrive, nos pide un usuario y no tenemos ninguno de Microsoft, como una dirección de correo en Hotmail u OIutlook.es, No hace falta hacer nuevas direcciones de email, podemos usar la de GMail.

Tiene la ventaja de recibir las comunicaciones de Microsoft en el mismo GMail que ya usamos y consultamos .Evitamos dispersarnos en diferentes cuentas de correo. Al escribir la dirección email estamos creando un usuario con ese ID en Microsoft, pero nada tiene que ver con nuestra cuenta GMail.  Tendrá su propia contraseña. Que pongamos la misma depende de nosotros. Pero si después cambiamos la de GMail, no cambia de la Microsoft, ni viceversa.

Usar otra dirección de email

Podemos usar por ejemplo nuestro email profesional, o como en el caso anterior la de GMail, para darnos de alta en varios comercios online, páginas de subastas o foros. En cada uno de ellos necesitaremos una contraseña de acceso. Podemos poner una parecida o igual en todos, ya es cosa nuestra. La recomendación es que sean diferentes, o con alguna variación. Lo que no es recomendable es usar la misma contraseña que tenemos para acceder al correo mismo.

Las contraseñas en cada uno de estos sitios web, es propia de ese sitio y solo sirve para acceder a esa página, aunque debamos escribir la misma dirección de correo como ID de usuario en todas. Cambiar una en algún sitio, solo afecta al acceso a ese sitio. No afecta a los demás que mantendrán la contraseña que indicamos en su momento.

Conclusión

Tener una buena estrategia de contraseñas, es fundamental hoy en día. No hace falta sean muchas.

Podemos tener una compleja para el correo. Una segunda o variación de la primera que puede servirnos para acceder a cuentas principales. Otra variación para comercios o foros, donde ponemos nuestro email en la identidad de usuario pero no escribiremos la misma contraseña que la del correo.

Lo que hay que tener claro es que si cambiamos una contraseña en un lugar web, solo afecta a ese lugar web y no a todos los demás donde usemos esa misma identidad de usuario.

Puede que sea un tema muy obvio para algunos, pero es increíble las veces que he de lidiar con recuperaciones de contraseñas de clientes por este motivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.