c/ Santa Coloma 24, 08030 Barcelona

Soportes físicos para copias de seguridad

Hay diversos dispositivos que pueden albergar nuestras copias de seguridad. Los encontraremos con una amplia variedad de capacidad y durabilidad en el tiempo. Hemos de ser conscientes que todos ellos tienen obsolescencia, es decir, tarde o temprano, finalizará su periodo de vida útil, quedarán pequeños para el volumen de datos, o desaparecerán como tecnología.

Recordemos que inicialmente las copias se hacían en disquetes y hoy es casi imposible encontrar dispositivos para poder leerlos. O en CD’s o DVD’s, cada vez menos utilizados. Muchos portátiles ya no incorporan un dispositivo para este soporte. Además su capacidad es hoy insuficiente para la cantidad de datos a respaldar. Salvo, por ejemplo, para las fotos de un viaje concreto o el video de un evento familiar o vacaciones, como copia de seguridad adicional.

Los discos duros mecánicos HDD

Existen principalmente dos tipos de discos duros mecánicos. Se diferencian por su ancho 2,5”, empleados en portátiles y los discos de 3,5” utilizados habitualmente en los ordenadores de sobremesa. Son ampliamente utilizados por su alta capacidad y bajo precio. Aunque duraderos y resistentes, presentan elementos electrónicos y mecánicos que pueden averiarse. Uno de los motivos, y más habitual, por los que conviene tener copias de seguridad.

unidad SSD comparativa
Disco convencional equipo de sobremesa, portatil y unidad SSD

Podemos emplearlos para copias de seguridad de varias maneras.

Conexión interna en el ordenador. Al igual que nuestro disco principal del ordenador. Instalando un disco adicional en el equipo, al que etiquetaremos como BACKUP. Esta opción es viable en la mayoría de equipos de sobremesa, que suelen tener la opción de conectar más dispositivos directamente a la placa, o mediante una controladora adicional.

Pocos portátiles tienen la posibilidad de instalar un segundo disco, así que no suele ser una opción en estos equipos.

Es una primera solución sencilla y económica. El disco de copias siempre está en nuestro ordenador y podemos configurar con algún software de copias o sincronización que cada noche haga una copia o sincronice los datos de nuestro disco o discos principales. Si el disco principal falla, ya tenemos un respaldo preparado.

Conexión USB.  Estos mismos discos, en ambos formatos se comercializan en una caja con conexión USB.  Los discos de 3,5” son más voluminosos y pesados, además requieren de un adaptador de 12V para aliméntalos eléctricamente. Se emplean con frecuencia  para copias de seguridad, siempre que no tengamos que transportarlos entre ubicaciones distintas.

discos usb para copias de datos
Discos USB de 2,5″ y 3,5″

Para transportarlos son más cómodos y versátiles los discos de 2,5”. De tamaño más reducido, menor peso y se alimentan directamente del puerto USB al que se conectan.

Mediante un NAS. A todos los efectos funciona como un disco conectado directamente a la red. Su principal ventaja para las copias de seguridad es su disponibilidad para todos los equipos conectados a la red. Puede estar permanentemente encendido y de funcionamiento muy fiable. Para conocer más sobre estos dispositivos consulte la entrada “NAS (Network Attached Storage)” .

NAS de dos bahiaas copias
NAS con capacidad para dos discos
Memorias de estado sólido SSD

Podemos también utilizar discos SSD. Aunque su precio es más elevado para la misma capacidad que los mecánicos. Es la tecnología que sustituirá progresivamente a los anteriores a medida que su capacidad se incremente y se reduzca su coste. Su mayor ventaja reside en una mayor velocidad de acceso. Puede ampliar información en la entrada dedicada a estos dispositivos.

Otros soportes

Existen otros soportes cada vez con menor uso, pero que pueden ser utilizados para disponer de copias específicas o temporales. Como hemos comentado un  CD o DVD puede contener una copia de las fotos y  videos de un viaje o evento familiar. Hay que tener en cuenta que estos soportes se deterioran con el tiempo y presentan dificultad de lectura en unos 10 años por deterioro del colorante que emplean en su superficie. Además de presentar muchos problemas de lectura si se hace con una grabadora diferente a la inicial. Si bien es probable que en este tiempo tengamos que trasladarlos a nuevas tecnologías por resultar obsoleta.

Podemos utilizar un pendrive, de hecho es una memoria SSD de pequeña capacidad y tamaño, para albergar las copias de los documentos con los que estamos trabajando más diariamente. Con este podremos seguir trabajando con esos documentos en otro equipo si el que utilizamos a diario falla. Nunca como único medio de almacenamiento de nuestra información.

pendrives para copias
Diversos pendrive

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *