c/ Santa Coloma 24, 08030 Barcelona

NAS Almacenamiento en red.

NAS

La proliferación de dispositivos con los que acceder a nuestros datos,  especialmente los multimedia, hace que cada vez sea más necesario disponer de ellos en la red mediante un NAS. El método más habitual era compartir una carpeta o disco desde un ordenador de mesa, pero ello obligaba a que estuviera encendido permanentemente o encenderlo para poder acceder a los datos. Este método no está exento de problemas en función del sistema operativo del equipo servidor y del de los equipos clientes que debían acceder.

Afortunadamente existe un dispositivo que puede cumplir la función de hacer disponibles los datos en la red, con alta compatibilidad entre sistemas. El NAS (Network Attached Storage). Este dispositivo puede contener entre 1 a 4 discos en los modelos más habituales. Su principal característica es que se conecta a la red y será accesible desde todas las máquinas conectadas a esa red.

NAS de una bahia
NAS para un disco

A todos los efectos funciona como un disco o discos conectados directamente a la red. Pero tiene su propio sistema operativo completo. Se accede a su configuración normalmente por el navegador de internet, pudiendo configurar allí carpetas, usuarios, copias de seguridad, etc.

Son de fácil instalación y no requieren mantenimiento. Su sistema se actualiza solo a través de su conexión a internet. Son muy fiables, podemos dejarlo encendido permanentemente durante años sin presentar fallos, y consumen menos que un ordenador.  Están especialmente indicados cuando en casa o en la oficina disponemos varios ordenadores, ya que todos podrán acceder a sus datos o hacer copias directamente en él mediante la red.

NAS de dos bahiaas
NAS con capacidad para dos discos

 

Si los empleamos como discos de datos y no como copias de seguridad, en su sistema incorporan software para realizar copias de su contenido a  discos USB conectados directamente a él, a otro NAS o a algún servicio en internet.

El único inconveniente es su precio, que además no incluye los discos que deberemos adquirir de forma separada siempre. Hecho que muchas ofertas comerciales no informan explícitamente. De todas formas es una opción muy a tener en cuenta ya que la inversión nos durará años aportándonos disponibilidad de datos y automatización de copias entre otras cosas.

¿Qué debo considerar al comprar un NAS?

Numero de discos y capacidades que admite. Una de las características más visibles de un NAS es el número de discos que puede contener, pero otro aspecto importante es la capacidad máxima que estos discos pueden tener. De ellos dependerá la capacidad total que podemos obtener.

QNAP
NAS de 4 discos, con prestaciones profesionales.

Procesador y memoria RAM. El NAS actúa como un ordenador por sí mismo, por ello el procesador y la cantidad de memoria, en cantidad muy inferior a la requerida por un ordenador actual, tendrá importancia en la velocidad de respuesta y de acceso a los datos.

Sistema operativo y aplicaciones. Cada fabricante aporta un sistema operativo propio, con un catálogo de aplicaciones disponibles. No está de más conocer que incluyen y sus posibilidades.

Conexiones de red. Dependiendo del tipo de NAS los hay con una conexión de red o más. Si se requieren muchos accesos simultáneos como en casos de oficinas con muchos usuarios es un aspecto a tener en cuenta.

Número de puertos USB. Todo NAS cuenta con puertos USB para conectar discos desde los que incorporarle información o bien para automatizar copias de seguridad en ellos. De su número dependerá la cantidad de discos que podremos conectar para las copias o la necesidad de retirarlos para conectar puntualmente otro.

Son muy recomendables por prestaciones y fiabilidad las marcas Synology y QNAP.

One thought on “NAS Almacenamiento en red.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *