c/ Santa Coloma 24, 08030 Barcelona

Unidades de estado sólido (SSD)

SSD

Al hablar de discos o unidades de estado sólido o SSD (Solid State Drive) , la mayoría de usuarios se muestra sorprendidos y preguntan qué es.  Sin embargo utilizan con toda naturalidad los términos “pendrive”, tarjeta SD, o similares.

Púes, son exactamente la misma tecnología. Se basan en la capacidad de almacenar información en memoria flash. Hasta no hace mucho estaba limitada a pequeños dispositivos como los “pendrive” o a las tarjetas de las cámaras de fotografía. Esto se debía a varios motivos. El primero la capacidad de almacenamiento. Insuficiente para los ordenadores, al menos a un precio asumible. Segundo motivo de que no fueran de comercialización al público en general.

Otro motivo era  la durabilidad, la cantidad de veces que puede llegar a escribirse una memoria flash, inferior a la de los discos magnéticos o convencionales. Una tarjeta SD podía tener unos 100.000 ciclos de escritura de vida, que aunque parece una cantidad increíble de usos, para almacenar archivos puntuales como imágenes o sonido puede servir. Pero para un ordenador escribiendo permanentemente en el disco son pocas.

Actualmente pueden conseguirse  a un precio razonable unidades con capacidades similares a los empleados en nuestros equipos domésticos o de trabajo. Aunque no hayan igualado a los magnéticos. La conexión SATA hace muy fácil su instalación en los equipos. Pudiendo llegar a clonarse el disco actual y  sustituirlo por un disco de estado sólido. Solo la mejora de prestaciones en cuanto a velocidad de acceso  es el único cambio observable por el usuario.

Equipos que empiezan a ralentizarse excesivamente, parecen rejuvenecer y son perfectamente utilizables con el simple cambio de su unidad de disco duro por una unidad de estado sólido.

unidad SSD comparativa
Disco convencional equipo de sobremesa, portatil y unidad SSD
Ventajas

Tiene numerosas ventajas. La más evidente y buscada por el usuario es la mejora en cuanto a las velocidades de  acceso. Ello redunda en una reducción drástica del tiempo de arranque del ordenador, en la ejecución de programas, búsquedas, etc. Son mucho más resistentes a los impactos, ya que no poseen componentes móviles que puedan alterarse por las inercias. Esta ausencia de componentes mecánicos también los hace más silenciosos y muy ligeros de peso.

Inconvenientes

Como contrapartida pueden tener un precio algo superior, con algo menos de capacidad a los discos magnéticos convencionales. Y el menor ciclo de escrituras de vida. Siendo obligatorio realizar copias de seguridad, púes como elemento electrónico puede fallar repentinamente con pérdida total de datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *